Embarazo y Prevención Coronavirus

Embarazo y Prevención Coronavirus

Las medidas de prevención de la infección son las mismas que para la población general, lavarse las manos frecuentemente, mantener la distancia de seguridad de 2 metros, evitar tocarse la nariz, boca y ojos, toser o estornudar en un pañuelo desechable o en el codo. Todos los miembros de la familia deben mantener estas medidas.

Respecto al uso de mascarillas, en el momento actual se recomienda que las mujeres embarazadas utilicen mascarillas quirúrgicas para salir a la calle, siempre como medida complementaria al resto de medidas de prevención anteriormente descritas.

Es muy importante mantener hábitos saludables, para lo cual las recomendaciones de su matrona y del resto del equipo de profesionales sanitarios que habitualmente le atiende, serán de gran ayuda y apoyo.

No se deben olvidar los cuidados básicos durante el embarazo como:

  • cuidar su alimentación, esta debe ser sana y equilibrada
  • no debe consumir sustancias tóxicas, ni alcohol, ni tabaco, pues comportan un efecto perjudicial para su salud y la de su bebé.
  • mantengase activa cada día, adaptando rutinas y ejercicios a su situación actual, salvo que le hayan indicado reposo. La actividad física mejorará tanto su estado físico como su bienestar emocional.
  • No haga caso ni siga consejos de fuentes no oficiales en redes sociales, solo conseguirá aumentar su ansiedad.

Recuerda que tu farmacia te acompaña desde el primer día ¡Feliz etapa!


¿Qué como durante el EMBARAZO?

¿Qué como durante el EMBARAZO?

Tomar buenas decisiones sobre los alimentos que comes puede ayudarte a tener un embarazo saludable y un bebé sano.

No te olvides de desayunar.

  • Prueba cereales enriquecidos (listos para comer o cocidos) y añádeles fruta. Los cereales enriquecidos contienen nutrientes adicionales, como hierro, calcio y ácido fólico.
  • Si te sientes enferma, comienza con una tostada de pan que sea 100% integral. Come otros alimentos más tarde en la mañana.

Come alimentos que contengan fibra.

  • Verduras y frutas, como alverjas, espinacas, peras y plátanos guineos
  • Granos integrales, como arroz integral, pan de trigo integral y avena
  • Frijoles, como los negros o los rojos

Escoge refrigerios saludables.

  • Yogur descremado o semidescremado con fruta (opta por los que tengan menos azúcar adicional)
  • Galletas integrales con queso descremado o semidescremado
  • Zanahorias con hummus (un puré de garbanzos hecho con diferentes especias y aceites)

Toma una vitamina prenatal con hierro y ácido fólico todos los días.

El hierro es necesario para mantener la buena salud de la sangre. El ácido fólico previene ciertos defectos congénitos (defectos de nacimiento). En tu farmacia cuentas con un amplio surtido de complejos prenatales excelentes para tu embarazo

Come entre 8 y 12 onzas de pescado y mariscos a la semana.

El pescado y los mariscos contienen nutrientes que el feto necesita. Come diversos pescados y mariscos 2 o 3 veces por semana. Una porción de 3 onzas tiene el tamaño aproximado de una baraja de naipes.

Las siguientes son opciones saludables:

  • Salmón
  • Sardinas
  • Camarones y langostinos
  • Atún con bajo contenido de grasa (atún claro)
  • Atún blanco (albacora): no más de 6 onzas por semana

Evita pescados que contengan concentraciones altas de mercurio, especialmente pez espada, blanquillo (tilefish), tiburón y caballa (king mackerel). El mercurio es un metal que puede ser perjudicial para el desarrollo del feto.

Evita el pescado crudo, las carnes crudas, los quesos blandos y las carnes frías.

Estos alimentos pueden contener bacterias que pueden ser peligrosas para el feto. No comas:

  • Pescado crudo (por ejemplo, en el sushi)
  • Quesos blandos como el feta, el Brie y el queso de cabra, a menos que sean pasteurizados
  • Carnes crudas o poco cocidas
  • Carnes frías, embutidos, fiambres y salchichas, a menos que los cocines hasta que estén muy calientes

Limita el consumo de cafeína y evita el alcohol.

  • Toma café o té descafeinado.
  • Bebe agua natural o mineral en lugar de gaseosas.
  • No tomes bebidas alcohólicas. Ninguna cantidad de alcohol es inofensiva durante el embarazo.


Estoy embarazada ¿cómo me cuido en confinamiento?

Estoy embarazada ¿cómo me cuido en confinamiento?

Durante el confinamiento y ahora sumergidos en una desescalada es importante extremar las precauciones para poder vivir esta etapa muy bonita del embarazo sin riesgos:


Protégete: evita contacto con otras personas y lava tus manos con mucha frecuencia.

Come saludable: es muy importante que te fijes un horario para las comidas y que comas una dieta rica y saludable.

Tómate tiempo para ti: si realizabas yoga, pilates para embarazadas no dejes de hacerlo en casa con una pequeña rutina. Ponte música, relájate, conecta contigo y con tu bebé.

En caso de teletrabajo: cambia de postura, no dures mucho tiempo sobre la misma.

Si tienes más peques: adapta los juegos a ti, para que no supongan esfuerzos adicionales ¡ármate de paciencia y de imaginación!

Se positiva: disfruta de cada momento sin agobios TODO VA A SALIR BIEN
y sobre todo lleva a cabo todos los consejos y controles de tu ginecólogo y no olvides que tu farmacia está cerca de ti para todo lo que necesites de nosotros, queremos acompañarte ahora y siempre.


Estrías en el embarazo ¿Cómo prevenirlas?

Estrías en el embarazo ¿Cómo prevenirlas?

Las estrías son uno de los problemas estéticos que más preocupan a las embarazadas y, por desgracia, harán su aparición en la piel de la mayoría de las embarazadas, en mayor o menor grado, ya que son muy pocas las afortunadas que acaban la gestación sin alguna nueva estría en la piel. En esta etapa llena de cambios corporales es inevitable que algunos afectan a tu piel. Esta se estira mucho y es fácil que se produzcan pequeñas roturas por la falta de elasticidad y que al final aparezcan estrías en el pecho, en la tripa o en las caderas.

La clave está en la prevención y cuanto antes se empiece, mejor. Hay que tener la piel bien hidratada durante todo el embarazo por lo que es fundamental aplicar una crema hidratante o un aceite indicado para embarazadas al menos dos veces al día, aunque lo recomendable es llevar siempre a mano un botecito para aplicarlo en el momento en que se empiece a notar la piel tirante o que comienza a picar.

Las cremas antiestrías son de gran ayuda puesto que cuentan con sustancias que favorecen la formación de fibras elásticas y de colágeno y tienen activos reparadores. La rosa mosqueta son componentes que ayudan a que la piel sea más elástica. Los aceites esenciales también son grandes aliados durante el embarazo, ya que cuentan con proporciones altas de elementos que favorecen la elasticidad y, por tanto, ayudan al cuerpo a prepararse para el futuro crecimiento de la barriga y para la inevitable subida de peso.

En tu Farmacia cuentas con un amplio surtido de productos antiestrías y el mejor asesoramiento profesional, no olvides preguntarnos.


EL EMBARAZO

EL EMBARAZO

Durante el embarazo, la alimentación debe ser adecuada y nutritiva. Si no se ingieren nutrientes suficientes para sí misma y para el feto, los que consuma irán en primer lugar a nutrir al feto. Suele ser suficiente con añadir unas 250 kcal a la alimentación diaria para nutrir a ambos. La mayoría de las calorías adicionales deben provenir de proteínas. La alimentación debe ser equilibrada e incluir frutas frescas, cereales y verduras. Los cereales con gran contenido de fibra y poco azúcar son una buena elección.

Por lo general, la mayoría de las mujeres ingieren sal suficiente en su dieta, sin necesidad de añadirla a sus alimentos en la mesa. Las comidas preparadas comercialmente contienen cantidades excesivas de sal y no deben consumirse con frecuencia.

No es recomendable seguir dietas para perder peso durante el embarazo, ni tan siquiera cuando hay obesidad, porque una parte del peso ganado es esencial para el desarrollo normal del feto. Hacer dieta reduce el suministro de nutrientes al feto.

La cantidad de peso que debe aumentar una mujer durante el embarazo depende de su índice de masa corporal (IMC) antes del embarazo. El IMC es el peso en kilogramos dividido por la estatura en metros elevada al cuadrado y se utiliza para determinar si el peso es normal para la altura en cuestión. Las mujeres con un IMC alto deben ganar menos peso durante el embarazo que las que tienen un IMC clasificado como normal o bajo peso. Una mujer de tamaño medio debe ganar más o menos entre 11,3 y 15,8 kg durante el embarazo.

Ganar demasiado peso incrementa la grasa en la mujer y en el feto. La mujer debe evitar aumentar mucho de peso durante los primeros meses, porque al final del embarazo resulta más difícil controlarlo. No obstante, no ganar peso puede dificultar el crecimiento y el desarrollo del feto. Durante el 1er trimestre (0 a 12 semanas de gestación), la ganancia de peso total para la mayoría de las mujeres debe estar entre 0,5 y 2 kg.

A veces, el aumento de peso es consecuencia de la retención de líquidos. Puede darse retención de líquidos en la última etapa del embarazo, ya que, al acostarse, el útero agrandado interfiere en el flujo sanguíneo que retorna la sangre desde las piernas al corazón. Acostarse sobre un lado, preferiblemente el izquierdo, durante 30 o 45 minutos, 2 o 3 veces al día, puede aliviar este problema. También puede ser beneficioso usar medias elásticas compresivas.